Fundación

Antecedentes

En 1798 los hermanos Lemaur, ingenieros militares que integraban la llamada Comisión Mopox, diseñan el primer plano de una ciudad y un astillero en la península de Majagua,[4] idea que Honorato de Bouyón, brigadier del Real Apostadero de Marina de La Habana, usa en 1816 en su propuesta de fomentar un astillero en la bahía de Jagua. Alejandro de Humboldt reconoce en sus estudios sobre Cuba entre 1800 y 1804, el pobre desarrollo económico de Jagua y el relativo aislamiento de su escasa población.

En 1817 se firmó el Tratado Internacional que establecía la supresión del tráfico trasatlántico de esclavos, uno de los motivos que llevó al Capital General José Cienfuegos Jovellanos y al Intendente Alejandro Ramírez a promover el cultivo de la tierra a pequeños propietarios blancos capaces de autoabastecer a Cuba. El Obispo de Espada, Juan José Díaz Espada y Fernández de Landa, respaldaba estas ideas, lo que unido a la conciencia del negativo tráfico negrero que había tomado Francisco de Arango y Parreño, propiciaron respaldo a una propuesta presentada por el teniente coronel de origen francés, Luis De Clouet.
 
Fundación de la ciudad

Don Luis Juan Lorenzo De Clouet era un teniente coronel nacido en Burdeos, Francia y radicado en Louisiana. Agregado en 1818 al Estado Mayor de La Habana, presentó al Capital General José Cienfuegos y al intendente Ramírez, el 1 de enero de 1818, la proposición de colonizar la bahía de Jagua. Un año antes, valiéndose de sus altos grados como masón, había fundado en La Habana la primera Cámara de Altos Grados Masónicos que existió en Cuba.[5]

El 8 de marzo de 1819 De Clouet formalizó la contrata de la colonización blanca con el Capitán General y su Intendente, basados en la Real Cédula de 21 de octubre de 1817. En la propuesta de fundación, De Clouet presentó un presupuesto detallado que ascendía a 162 mil pesos.[6] En el mismo se incluían gastos de transportación e instalación de los colonos, alimentación y compra de aperos de labranza.

En abril llegó a la bahía de Jagua y se estableció en el sitio Hurtado, cercano a las márgenes del río Salado, junto a 46 colonos franceses, el médico Domingo Monjenié y el agrimensor Domingo Dubroct. Allí se instalaron en chozas abandonadas y en ocho tiendas de campaña y comenzaron a trazar los primeros planos. El 19 de abril llegó hasta allí Don Agustín de Santa Cruz y de Castilla, convenciendo a De Clouet de ubicar la población en la Península de Majagua, lugar que era propiedad de su esposa, Antonia Guerrero, quien lo ponía a su disposición.

El 22 de abril de 1819, De Clouet tomó posesión de las tierras en nombre de Su Majestad el Rey de España, ante los vecinos que le escuchaban arrodillados. Dijo a los colonos que consideraran estas tierras como su única patria, invocando el favor divino y pidiendo el acatamiento de las órdenes del Rey. Posteriormente dijo el lema:
¨Fé, Trabajo y Unión¨

 

60 años de Palabras a los intelectuales

Curiosidades

Calle B. Revista Cultural de Cumanayagua