La orquesta Aragón se debe a Cienfuegos

La orquesta Aragón se debe a CienfuegosPor: Rosario Conyedo Barral
19 de febrero del 2008

El 30 de septiembre de 1939, la música popular de Cuba dio a luz en Cienfuegos a una de sus hijas pródigas, la orquesta Aragón, que se encuentra entre los actuales símbolos de nuestra cultura más genuina.

Recientemente, sus integrantes visitaron su ciudad madre. Recibieron por parte del gobierno local la máxima distinción que se otorga en la provincia a huéspedes importantes: La Perla.

Para Rafael Lay (hijo), actual director de la orquesta, Cienfuegos es “la base, la esencia de la Aragón. El resultado musical de la agrupación se debe totalmente a la cultura cienfueguera. Nosotros recibimos numerosos reconocimientos en muchas partes del mundo y de Cuba, pero cada vez que la Perla del Sur nos honra con algo así, nos sentimos mucho más comprometidos con el arte, mucho más cienfuegueros. Aunque muchos de los integrantes no nacimos acá, seguimos debiéndonos a esta tierra.”

Los músicos que tienen el honor de pertenecer a la agrupación, sienten, al decir de su director “que Cienfuegos nos entregó un legado, y somos continuadores de él. Cada vez que la ciudad nos recibe de esta forma, pues es lo más grande que nos puede pasar.”

El músico, heredero de Orestes Aragón y de Rafael Lay (padre), conduce en la actualidad a la orquesta entre los vericuetos de los modismos y géneros efímeros, manteniendo ante todo la pureza del repertorio clásico.

Rafelito, como todos lo conocen, comentó al respecto que “en este momento, nuestro repertorio, legado por la orquesta, es el principal motivo por el cual nos mantenemos en activo y esté viva en el corazón de Cuba y el mundo. Representamos a una época de la música nacional que nunca pasará de moda; es conocida por todas las generaciones. Tiene magia, fantasía, que atrae el amor de público, yo lo he podido experimentar.”

“Para que la Orquesta Aragón se mantenga, solo tiene que dejar pasar las modas musicales”, continuó Rafael Lay (hijo), “que ahora pasan con más rapidez que antes. Nuestra columna vertebral es es el repertorio de los años ´50 y ´60 fundamentalmente, aunque no dejamos de hacer piezas que respondan a corrientes más actuales. Pero lo que siempre reafirmo es que el repertorio clásico es el que hace que la Aragón viva.”

 

60 años de Palabras a los intelectuales

Curiosidades

Calle B. Revista Cultural de Cumanayagua